¿Por qué triunfa el ‘informativo matinal para ahorrar tiempo’ de Ángel Martín?

“Ángel Martín suma 750.000 seguidores en Twitter: ¿Cómo no se le ocurrió la idea del resumen informativo acelerado a ningún gran medio, con sus labs, sus think tanks, sus directivos disruptivos y millonarios?”. La pregunta se la hacía un conocido twittero del sector cultural, en referencia al fenómeno de moda en esta red: Ángel Martín y su ‘informativo matinal para ahorrar tiempo’ (podéis seguirlo en @angelmartin_nc).

Ángel Martín ya era un cómico de cierta popularidad gracias a su intervención en el programa ‘Sé lo que hicisteis’ de La Sexta, pero ha sido en Twitter donde ha cosechado uno de los éxitos más sorprendentes de su carrera. En octubre de 2020 se le ocurrió poner en marcha un peculiar ‘informativo’ de 2 minutos y 20 segundos de duración (la máxima permitida por la red) en el que resumía en clave de humor lo más destacado de la actualidad.

La idea nacía de su costumbre de madrugar y ponerse a leer la prensa. “Me pasaba cada día dos horas leyendo la prensa y me di cuenta de que más o menos todos los diarios venían a decir lo mismo, así que pensé en resumírselo a la gente en dos minutos y así se ahorraban todo ese tiempo”, explicaba recientemente en una entrevista.

La idea resultó un acierto: sus dos minutos de intenso resumen (Ángel Martín habla a una velocidad inalcanzable para la mayoría de los mortales) tenían el punto justo de humor, acidez y, efectivamente, resumen de la actualidad.

¿Por qué gusta tanto su informativo matinal?

¿Cuáles son las claves de ese éxito incontestable que se le da cientos de miles de visionados a diario, más incluso que muchos medios de comunicación con plantillas enteras de periodistas? Si esto fuera el informativo de Ángel Martín diríamos sencillamente algo como “no tenemos ni puta idea”. Pero como esto es el blog de Bcnpress y disfrutamos analizando las buenas ideas de comunicación, nos hemos exprimido un poco para distinguir las razones. Estas son algunas de las posibles respuestas:

  1. Ha creado un estilo propio: no imita ningún otro canal, tiene un ritmo acelerado y un lenguaje directo que lo hacen único.
  2. Lenguaje directo: habla claro, con el lenguaje de la calle, sin tapujos. «En Vallecas, ayer unos que piensan así y otros que piensan asá acabaron a palos», explicaba en su último ‘informativo’.
  3. Sentido del humor: de buena mañana, y en tiempos de pandemia, apetece mucho más recibir la actualidad con una dosis de sentido del humor.
  4. No hay censura: los anunciantes no se van a molestar porque no depende de ninguna marca. Por eso no tiene pelos en la lengua.
  5. La humildad, marca de la casa: a pesar de su sinceridad lacerante, no le duelen prendas si tiene que reconocer (y lo hace a diario) que no tiene ni idea de lo que está hablando. Eso le acerca al público, cansado de escuchar a tertulianos ‘que saben de todo’.
  6. Es rupturista: usa una red ‘convencional’ para saltarse las convenciones de la información. No pretende competir con los medios: se salta ese tremendo esfuerzo para aportar su toque personal.
  7. Es empático: contesta mensajes, interactúa, da las gracias. Esa es exactamente la filosofía de las redes y Ángel Martín se adapta al medio.
  8. Riguroso: ¿pero no habíamos quedado en que es desenfadado? Sí, pero cumple a rajatabla con un horario, madruga a diario para hacer el trabajo y no falla nunca.
  9. Es 100% subjetivo: acepta con naturalidad que la objetividad no existe y ni siquiera hace falta que lo diga. Todo su informativo es un espectáculo de interpretación subjetiva que, paradójicamente, consigue un efecto de objetividad mayor que muchos medios sesgados.
  10. No defiende una ideología concreta: da igual que seas de derechas o de izquierdas. El informativo de Ángel Martín te puede gustar igualmente. Eso es algo que casi ningún medio de comunicación puede decir actualmente.
  11. Es breve: la concisión es la norma. Sus seguidores asisten a diario al esfuerzo de su ‘informador’ por resumir la actualidad para cuadrar esos dos minutos y veinte segundos.

Acabaremos este post como acaban los informativos de Ángel Martín: «venga, a hacer cosas, os quiero».