Los 7 alimentos que ayudan a mejorar el rendimiento en el trabajo

  • Los frutos secos, la verdura, la fruta o los cereales, entre otros, proporcionan la energía y la vitalidad necesarias para desarrollar las actividades de la vida diaria.

 

  • Una buena alimentación es fundamental para conseguir un óptimo rendimiento laboral.

 

  • Planificar semanalmente los menús ayuda a mantener una dieta equilibrada.

 

Una buena alimentación es clave para mejorar el rendimiento laboral, tanto física como intelectualmente. Existen alimentos o grupos de alimentos que, por su composición, potencian o favorecen la productividad laboral, puesto que disminuyen la sensación de fatiga y aumentan la capacidad de concentración. Unipresalud (www.unipresalud.com), compañía especializada en la gestión de la seguridad y la salud de los trabajadores y la integración de la prevención de riesgos laborales en la organización de las empresas, señala las claves para mantener una dieta equilibrada en el trabajo.

Lo más importante es que la dieta sea variada, de modo que contenga todos los ingredientes para evitar carencias y favorecer un mejor estado de salud de los trabajadores. “Hay 7 grupos de alimentos que no pueden faltar en la alimentación semanal de los trabajadores: los cereales, la fruta, la verdura, el pescado, la carne, los frutos secos e incluso el chocolate”, explica Óscar Galindo, médico especialista en Medicina del Trabajo y director de Salud Laboral en Unipresalud. “Planificar el menú diario posibilitará la inclusión de estos alimentos a lo largo de la semana, obteniendo así la energía y vitalidad necesarias para el desarrollo de las tareas cotidianas”, añade.

Los 7 alimentos clave para rendir más

1.  Cereales: Las barritas de cereales son buenos aliados para aumentar la productividad, si bien debe revisarse su contenido en azúcar, buscando aquellas que contengan un índice menor de dulce.

2.  Fruta: Sin importar cuál y sin excederse en el consumo de solamente una de ellas, la fruta aporta energía y fuerza a los trabajadores.

3.  Verdura: Aporta vitaminas importantes para el cuerpo humano.

4.  Pescado: El salmón, la sardina o el atún son una fuente de nutrientes y vitaminas en la dieta diaria.

5.  Carne: Para aprovechar al máximo sus propiedades es aconsejable cocinarla a la plancha, al horno o a la parrilla, evitando tanto las preparaciones con salsas como los fritos o las féculas grasas.

6.  Frutos secos: Las nueces, las almendras y todo tipo de frutos secos aportan gran cantidad de ácidos omega 3, omega 6 y vitaminas que contribuyen a mantener la mente ágil y fuerte.

7.   Chocolate/ cacao: Es recomendable el consumo de entre 25 y 30 gramos de chocolate al día, ya que es un estimulante natural que mejora el estado de ánimo y la concentración.

Una adecuada combinación de los alimentos de cada grupo, poniendo especial atención en el consumo de cereales, frutas y verduras, equivale a una alimentación equilibrada que ayudará a los trabajadores en la realización de sus tareas diarias.

Por el contrario, una alimentación monótona, austera, y con ausencia de algunos elementos fundamentales para el organismo puede afectar al estado físico del empleado. “Disminución de reflejos, falta de interés o irritabilidad son algunos de los síntomas que aparecen cuando el trabajador no mantiene una dieta variada y rica en vitaminas y proteínas”, afirma el doctor Galindo.

Buenos hábitos en el entorno laboral

No sólo el equilibrio nutricional del menú afecta a la jornada laboral, sino también ciertas actitudes en torno a la comida que interfieren en la alimentación. Por ejemplo, no respetar la pausa para comer o hacerlo a la vez que se trabaja delante del ordenador, son algunas de esas acciones que se deben evitar.

Si se respetan los descansos, se favorece el bienestar y la salud del trabajador, repercutiendo positivamente en la productividad de la empresa. “Es muy importante respetar los tiempos para cada cosa. Hay momentos para trabajar y otros para descansar y alimentarse. Una buena coordinación de los tiempos destinados a cada tarea facilitará que el trabajador pueda estar en el estado óptimo para rendir mejor”, explica Galindo.