Celebrar 13 años en martes y 13: un storytelling no apto para supersticiosos

Celebrar el aniversario de una empresa es complicado cuando se trata del número 13. Quizá por eso habíamos decidido, tácita y cobardemente, que era mejor pasar por alto la efemérides y atenernos al castizo refrán de ‘Virgencita que me quede como estoy’. Además, estábamos liadísimos con mil y un proyectos de otros tantos clientes -es un decir, ya nos gustaría tener 1.001 clientes- y, para más inri, nos habíamos jurado que esta-vez-sí-verdad-verdadera la nueva web de Bcnpress se iba a publicar.

Y entonces se nos encendió la bombilla. ¿Y si hacíamos coincidir la publicación de la web con nuestro 13 aniversario?

Oye, y ya puestos, ¿por qué no hacerlo el 13 de noviembre?

Miramos el calendario y, oh sorpresa: el día 13 caía en martes. Para una empresa de mentes inquietas, la tentación de lanzar la nueva web en martes 13, coincidiendo con el 13º aniversario, era demasiado irresistible.

A todos nos pareció una idea divertida. En realidad dijimos Cachonda (Catxonda, porque lo dijimos en catalán, aunque la palabreja no exista en el diccionario el ínclito Pompeu Fabra).

– Una cosita – dijo una vocecilla.

– Qué pasa.

Pues que sólo faltaban 15 días para la fecha. Eso pasaba. Mmmmm…. Cierto. Y también era cierto que la web estaba ya avanzada, pero ya sabemos cómo se las gasta el calendario de una agencia a final de año.

– Bueno, ¿y entonces qué hacemos?

Pues nada, que la decisión ya estaba tomada. Adelante con la web. Y con el martes y 13. Y con el aniversario número 13, claro.

Vale. Lo primero era descartar.

– ¿Descartar? ¿De qué habláis?

Sí, déjanos acabar. Había que descartar todas las ideas locas, las locas-improductivas, queremos decir. Que lo del número 13 da mucho de sí y una cosa es que se te encienda la bombilla y otra que te conviertas en un iluminado. Así que nada de ’13 Rúe del Percebe’, ni ‘El Guerrero nº13’, ni el Thirteen de Big Star.

– ¿De quién?

Big Star. Un grupo rockero de los 70. Mira, aquí está la canción.

– De acuerdo, entiendo. ¿Y al final qué hicisteis?

Decidimos jugar con el gato.

– Perdón, ¿de qué gato habláis?

Pues el gato negro, claro. El de la mala suerte, que para eso el martes 13 es el día fatídico. También con pasar bajo una escalera, con tirar el salero. Todo eso. Nos enteramos de que hay una palabra para la fobia al martes 13: trezidavomartiofobia. Compatible con la triscaidecafobia. En serio.

Lanzamos una cuenta atrás. En fase teaser, que dicho así parece más pro. Vamos, que abrimos una incógnita para que la gente estuviera pendiente de nosotros.

Y está feo decirlo así, pero lo conseguimos.

El departamento de Diseño, que es una manera más bien fea de nombrar a Anna, Andrea y Miriam, se curró unas imágenes para redes. Isaac se entretuvo con los copys -venga a darle vueltas y más vueltas- y todos ellos escucharon con espíritu zen las objeciones de Marc y Aureli.

– Oye, un poco naïf este detalle de ir dando nombres, ¿no os parece?

Sí, perdón. Al grano. El caso es que la web de Bcnpress se acabó a tiempo. Y está feo que lo digamos nosotros, pero ha quedado de muerte. Y combina los colores corporativos, el blanco y el rojo, y además nuestros servicios están claros, y hay un faro que se mueve y que simboliza…

– Me aburrroooo…

Hay que ver, al final será cierto que los lectores digitales son más exigentes que nunca.

– A ver, es que os leo desde el móvil.

Vale. Como vemos que eres un lector pragmático, déjanos decirte por qué esto del martes y 13 nos pareció finalmente una buena idea:

  1. Al pasar al registro del humor, nos permitió interactuar empáticamente con clientes y stakeholders (qué nostalgia esta palabra, parece que ya ha pasado de moda).
  2. La percepción generalizada que ha quedado tras esta acción es que tenemos iniciativas creativas.
  3. Hemos atraído visitas a la web y, con ella, a nuestros servicios.
  4. Hemos dinamizado nuestras redes, con contenidos adaptados a cada público.
  5. Os hemos conocido un poco más: a los clientes, a los que aún no lo sois. A los que no lo seréis nunca pero nos seguís.
  6. Hemos escrito este artículo. Que te parecerá una parida, pero nos ayuda a conectar contigo y a que Google se acuerde de nosotros: ya sabes, el SEO y todo eso.

Oye, lector, ¿sigues aquí?

– Sí, después de 700 palabras. Cómo se os va la olla. Pero aquí sigo.

– Pues eso.

Agencia de comunicación integral en Barcelona. Ofrecemos servicios de redacción de contenidos, comunicación, diseño y estrategias de marketing.

Av. Madrid, 95, Ático 2a
08028 Barcelona

(+34) 932 376 434

bcnpress@bcnpress.com

Bcnpress Servicios integrales de comunicación S.L.